Alcaldes de Perú y Latinoamérica se reunieron con representantes de la Unión Europea

La urbanización de América Latina y del Caribe (ALC) es un proceso irreversible. Esta dinámica está convirtiendo a las ciudades en centros de la actividad económica y social en una región donde cerca del 87% de la población ya vive en zonas urbanas y donde las urbes ya generan un 75% del PIB de sus países.

Con el conocimiento de los efectos de la actividad frenética que tiene lugar en ellas, las ciudades latinoamericanas buscan ser agentes que aporten soluciones a problemáticas como el cambio climático. Este objetivo choca en ocasiones con la realidad de no contar con los fondos suficientes para hacerlo: un informe del Overseas Development Institute (ODI) y de la Fundación Boll asegura que, en los últimos 20 años, tan solo el 10% de los 17.4 millones de USD en financiamiento para el clima han llegado a gobiernos locales, y que lo han hecho de forma desigual, pues han aterrizado en mayor medida en los grandes países de la región, como Brasil y México.

Junto a esas dificultades de acceso a la financiación climática, que se canaliza normalmente a través de las autoridades nacionales, está la falta de capacidades técnicas a nivel local, la falta de experiencia en el desarrollo de proyectos financiables y el déficit de mecanismos financieros alternativos.

Para hablar de financiamiento del desarrollo urbano sostenible y la acción climática, más de 30 alcaldes latinoamericanos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Perú y Uruguay se reúnen los días 25 y 26 de septiembre en el Hotel Caribe de Cartagena de Indias (Colombia), en un taller dirigido por el Programa Internacional de Cooperación Urbana en Latinoamérica y el Caribe (IUC- LAC) de la Unión Europea.

Según el director del Programa Internacional de Cooperación Urbana en América Latina y el Caribe (IUC-LAC), Manuel Fuentes, “contrariamente a lo que sucede con la Unión Europea, que ofrece apoyo financiero como subvenciones y préstamos a las ciudades de sus estados miembros, un apoyo similar no está disponible aún en Latinoamérica y el Caribe. De ahí la importancia de talleres como este para saber cómo optar a financiación para el desarrollo de políticas de desarrollo sostenible en las ciudades”.

Durante el primer día del evento, 25 de septiembre, y tras las presentaciones inaugurales, se hablará a los asistentes sobre el acceso a oportunidades de financiación para la creación de infraestructuras bajas en emisiones y resistentes al clima, y para el desarrollo y la implementación de planes de acción climática. El segundo día del Diálogo Regional – 26 de septiembre – se enfoca en la implementación del desarrollo urbano sostenible y la acción climática. Los participantes serán invitados a dividirse en dos flujos de trabajo: Cooperación de ciudad a ciudad, implementación de la Nueva Agenda Urbana a través de la acción local; y El Pacto Global de Alcaldes por el Clima y la Energía en América Latina y el Caribe, del compromiso a la acción.

El compromiso de los países en Latinoamérica

En una región donde se encuentran el 20% de las ciudades del mundo con más de 10 millones de habitantes y 55 urbes con más de 1 millón de habitantes, según cifras de la Comisión Europea y del BID, la promoción de la sostenibilidad de las ciudades se antoja vital en los próximos años.

Por ello, casi 400 ciudades de América Latina se han unido ya al Pacto Global de Alcaldes por el Clima y la Energía, alianza mundial de ciudades que se han comprometido a reducir el calentamiento global y a mejorar la vida de sus ciudadanos, parte del programa IUC. 

En Latinoamérica destaca el compromiso de países como Chile y Costa Rica de reducir al 100% la emisión de gases de efecto invernadero para 2050. Sobre fechas más recientes, destaca el compromiso de Brasil en la reducción de emisiones en un 37% para 2025 y el de Ecuador en un 20.9% para el mismo año. Ya para 2030, Perú se comprometió a la reducción de un 30%, México un 22%, Colombia un 20%, Argentina un 18% y Paraguay un 10%.

PaísPorcentaje comprometidoAño
Argentina18%2030
Brasil37%2025
Colombia20%2030
Chile100%2050
Costa Rica100%2050
Ecuador20.9%2025
México22%2030
Paraguay10%2030
Perú30%2030

Conseguir alcanzar tales cifras es un gran reto para los países y, para hacerlo, aparte de voluntad política, requerirán financiación; y es que, según Manuel Fuentes, “se requieren $ 90 billones para construir infraestructuras más bajas en emisiones y resistentes al clima en Latinoamérica”. Un reto que responde a la necesidad histórica de que los gobernantes locales trabajen por construir ciudades sostenibles en favor de sus ciudadanos en la región.

Autor: ond4p0r

Share This Post On